Regresar
  274  |    07-10-2019

LA REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA NECESITA ÉTICA

Un grupo de expertos plantea la necesidad de regular la Inteligencia Artificial en el Congreso Mundial de las TI

La inteligencia artificial promete reescribir el futuro como ninguna otra combinación de tecnologías ha logrado hasta ahora, pero también someternos a una nueva era de inseguridad y falta de derechos y libertades si no se introducen nuevas reglas. Es la teoría expresada por un grupo de expertos en inteligencia artificial, ciberseguridad y derechos humanos reunidos en el Congreso Mundial de Tecnologías de la Información en Armenia.

Richard Clarke, que fue asesor de seguridad nacional de los presidentes estadounidenses, Bush y Clinton, aseguró que los cambios producidos por la revolución de las tecnologías de la información son más profundos que los generados por la revolución industrial.

El experto en ciberseguridad ha asegurado que el momento clave en el que el mundo se dio cuenta de que, efectivamente, todos dependemos de forma casi patológica de la tecnología fue en 2017, cuando Rusia dirigió a Ucrania un ciberataque que paralizó el país en cuestión de minutos y, después, afectó al resto del planeta. 

Ahora estamos, según Clarke, en una segunda fase de la revolución tecnológica, protagonizada por tres nuevas tecnologías: el maching learning, la computación cuántica y por último el 5G y el internet de las cosas. Las tres combinadas ofrecen grandes oportunidades, aseguró, pero también tienen enormes riesgos. “La revolución tecnológica necesita ética o nos esclavizará”, dijo.

Clarke concluyó su intervención dirigiéndose a los asistentes: “Les desafío a ustedes, como expertos, a que averigüen qué mundo quieren: uno donde la tecnología es inmoral y no hay normas internacionales que lo eviten, o uno donde usamos la tecnología para una humanidad mejor. Averigüen qué camino quieren seguir, elijan y, cuando lo sepan, actúen”.

Los demás expertos también se mostraron pesimistas y preocupados por la ética de la inteligencia artificial. 

La abogada armenia Ashkhen Kazaryan fue la única que se mostró en contra de una regulación a la inteligencia artificial: “Es problemático tratar de regular el futuro de la inteligencia artificial si no sabemos cómo será.

Se mostró partidaria de castigar a las grandes empresas tecnológicas si hacen algo mal pero no de intervenirlas previamente.

"El progreso tecnológico es siempre una bendición para las mentes preparadas pero una maldición para las que no lo están" Narayana Murthi, fundador de Infosys

Enlace: https://elpais.com/tecnologia/2019/10/07/actualidad/1570442594_979114.html

Por: Pedro




noticias relacionadas